jueves, 5 de agosto de 2010

Vida y Obra de Marcela Paz

1902 - Nacimiento e infancia


La niña que llegaría a ser Marcela Paz, Ester Huneeus, nació en Santiago de Chile el 28 de febrero de 1902. Fue la segunda hija de Teresa Salas Subercaseaux y Francisco Huneeus Gana. Vivían, ella y sus siete hermanos, en un antiguo caserón, propiedad de la bisabuela, en el centro de Santiago, en la esquina de Huérfanos con Morandé, a pocas cuadras de La Moneda.

Marcela Paz describe su nacimiento en uno de sus escritos :

"Con mi falta de tino proverbial, me precipité a la vida mucho antes de ser imaginada siquiera. También, en el momento crítico, atropellé a la matrona, prescindiendo de sus servicios y dejando a mi madre sola para encarar el problema. Y yo diría que fue un problema de varios kilos. Era justamente la antítesis de mi dulce hermanita mayor."

Su hermana, Anita, muere a los doce años de un coma diabético. Ester, de sólo once años, sufre mucho con esta muerte y esa dura experiencia se vuelve uno de los motivos que la llevan a escribir desde tan pequeña.
1927 - Primeros cuentos
 

Ester deseaba ir al colegio, pero luego de la muerte de su hermana, sus padres prefieren que estudie en la casa. Aprende diversas asignaturas, idiomas, historia, arte y otras materias. Lee mucho.

Entusiasmada por los libros editados por Saturnino Callejas en España, a los trece años comienza a mandar cuentos a la editorial en Madrid; no recibe respuesta. Pero no desfallece, siente una necesidad imperiosa de escribir sobre todo tipo de temas. Imagina situaciones sobre los artistas de la época, y envía estas "biografías" a la Revista Cinematográfica, presentándolas como traducciones de la Revista "Star" (inexistente) de Nueva York. Y se las publicaron. De ahí en adelante usa diversos seudónimos, como Paula de la Sierra, P. Neka, Nikita Nipone, Retse (Ester al revés) y otros, y logra que le publiquen algunos cuentos en El Diario Ilustrado.

Un tío suyo, al leer un manuscrito de novela, comenta: "Antes de cuatro años, a menos que hicieras la tontería de casarte inoportuna y rápidamente, te hallarás en condiciones de escribir libros que hagan honor a la familia y que resulten servidores del bienestar artístico y social." En 1927, envía a un Concurso "Pancho en la luna"; cuento que es premiado y publicado.

1920 - Sociedad Protectora de Ciegos Santa Lucía

Un encuentro casual, la enfrenta a la dificil situación de las personas ciegas y de escasos recursos en Santiago. Se une con amigas y amigos y recurriendo a apoyos públicos y donaciones privadas, juntan el dinero suficiente para fundar la 'Sociedad Protectora de Ciegos Santa Lucía'. Ester Huneeus asume el cargo de secretaria, que ocupará por 25 años.

Durante el primer tiempo enseña a los ciegos a tejer a palillo, bailar, escribir a máquina y hacer canastos, pero por sobre todo a compartir y a sentirse personas dignas, sanas y normales. Se toma contacto con una congregación de monjas españolas, las que, generosamente, vienen a Chile y asumen luego el trabajo, la enseñanza y la formación de estas personas. Con eso la Sociedad, ya crecida en número y en identidad, se convierte en el Hogar de Ciegos Santa Lucía. Hoy, y desde hace algunos años, es una Escuela - que sigue recordando como fundadora a Ester Huneeus.

1933 - Primer libro

Ester Huneeus tiene grandes capacidades artísticas; toma cursos de cerámica en la Escuela de Bellas Artes con Tótila Albert y trabaja haciendo esculturas. En noviembre de 1933 publica, bajo el seudónimo de "Marcela Paz", su primer libro: "Tiempo, papel y lápiz". Es recibido con entusiasmo por los críticos y la prensa santiaguina. Son varios cuentos cortos, "cuentos extraños, imágenes perfectamente inéditas, juegos de palabras nuevos, puntos de vista originales, una fantasía que no conoce límites." (Amanda Labarca, El Mercurio, 19 noviembre de 1933). Los comentarios ponen en relieve que es obra de una mujer y señalan su carácter moderno y ante todo su originalidad. En el prólogo, escrito por ella misma, aparece una

"Advertencia"


"...Si al leerlo no queda Ud. satisfecho, piense en su autor: usted lo ha leído; en cambio, yo lo escribí..."

Un crítico comenta: "No es lo que frecuentemente le dicen los autores a sus lectores." Otro, Jenaro Prieto, afirma que el libro conmueve

"la superficie de la laguna - hay quien la llama charca - de las dormidas letras nacionales, y los sapitos de la orilla han comenzado a preguntarse con curiosidad quién lo ha lanzado."

1934 - Primer Papelucho, inédito

Marcela Paz está preocupada por el tema del divorcio. Se conmueve ante lo que va pasando con las familias. Escribe dos artículos que son publicados en un diario. En 1934 recibe de regalo una agenda, e inspirada por el regalo, escribe en forma de diario un año de la vida de un niño, Papelucho, cuyos padres están divorciándose. Comienza:

"Voy a escribir mi diario porque me regalaron este libro que se llama diario y creo que me voy a morir y también creo que voy a ser santo o cosa parecida. Mi diario es enteramente secreto y es para decir todas esas cosas que no se pueden decir porque lo retan a uno..."

El manuscrito termina...

"DICIEMBRE 30. Resulta que aquí se acaba la historia de mi vida porque se acaba el libro de mi Diario. No es que yo me muera sino que ya no hay más páginas."

En este manuscrito se apoya el "Papelucho" que será publicado trece años más tarde.

1935 - Matrimonio - "Soy colorina"

El 30 de marzo de 1935 se casa Ester Huneeus con José Luis Claro Montes, ingeniero. Poco tiempo después, en junio de ese mismo año, se publica su segunda obra: "Soy colorina". Es esta una colección de cuentos, obra premiada en un Concurso Club Hípico. La reacción de los críticos esta vez es variada. En algunos se intuye una suerte de desilusión (Alone) después de "Tiempo, papel y lápiz". Marcela Paz en este segundo libro sufre lo que es frecuente en muchos autores: está demasiado consciente del público y teme defraudarlo. Pierde parte de su libertad.

Pero Ester Huneeus no se afecta ni decrece el gusto y necesidad de escribir; lo sigue haciendo ya sin ánimo de publicar. Ha comenzado una nueva etapa de la vida con su marido. En la calle Sazie, nace su primer hijo (1936), luego se cambian a la calle Magallanes 062, donde nacen dos hijas y dos hijos, prácticamente uno cada año. Son años en que Marcela Paz se sumerge en la maternidad y vida familiar.

1947 - Papelucho

En 1947 se publica "Papelucho", ese primer Diario que en Chile todos conocen. La editorial Rapa-Nui había llamado a un concurso de novelas infantiles y Marcela Paz decide participar. Retoma el manuscrito de 1934 y lo rehace, conservando la personalidad del niño Papelucho. Obtiene el segundo Premio del Concurso y Papelucho será publicado. Marcela Paz pide a su hermana Yola Huneeus que lo ilustre, con lo que se crea la imagen de este niño de piernas flacas, pelo parado y grandes orejas.

La crítica celebra el retorno de Marcela Paz a la escritura "con más bríos y una madurez, una gracia, una malicia que hacen recordar sus antiguos aciertos prometedores, ya cumplidos, densos, continuos, con chispería que no se interrumpe y un don de componer el conjunto y sintetizar detalles que parecen efecto de largos estudios y una hábil técnica." (Alone, en El Mercurio, 1 de febrero de 1948).

Papelucho no vive aventuras fantásticas ni tiene poderes mágicos - a menos que se puedan llamar mágicas su imaginación e inventiva, que le permiten crear un mundo original, divertido y tierno, a partir de la vida diaria de una familia chilena de los años cuarenta. No enseña, sino entretiene y hace reir...y a veces conmueve un poco.

Hay críticos que se impresionan: "...[en estas páginas] la ironía se nos presenta con los ojos mojados por las lágrimas. Es una obra de arte. Y también es una obra de caridad." (Daniel de la Vega, 25 de enero 1948).

Algunos años después Carlos Morla lo descubre por casualidad una noche, y la ocupa en leerlo:

"He plegado, por fin, mis párpados fatigados y he cerrado también el libro que, en un ademán de ternura infinita, he llevado a mis labios. Y he besado con fervor la frente de Papelucho que, con su diente único, ha seguido sonriendo sobre la tapa lisa." ("Intervalo", El Mercurio, 21 de junio de 1953).

1950 - La vuelta de Sebastián

Tres años después de la aparición de Papelucho, en 1950, Marcela Paz nuevamente lanza una novela. Esta vez escribe para adultos. Se publica "La vuelta de Sebastián". La autora retrata a una familia tradicional chilena a través de sus reacciones. Sebastián - el hijo - anuncia su vuelta desde Europa, donde ha vivido varios años. Uno de los personajes, Micaela, representa aspectos de la psicología de Ester Huneeus cuando descubre en la posibilidad de escribir un medio de emancipación y liberación dentro de la vida familiar. Hay críticas elogiosas, otras señalan algunas debilidades. Tiene buenas descripciones y hay un aspecto social que interesa. "Adaptada al teatro tendría mayor resultado", escribe Pablo Llona.

Una segunda novela, "A pesar de mi tía", se presenta al público en 1958. Es una obra "ágil, liviana, interesante" (Raúl González L.), una novela para entretener, una reivindicación de la tía que todos tenemos. Hay ironía y buenas descripciones de la vida diaria. Marcela Paz revela mucho de su propia actitud personal ante la vida y manifiesta nuevamente, como en "Papelucho", que es la vida interior de sus personajes lo que le interesa, mucho más que lo que les ocurre en su vida externa.

1951 - "Papelucho casi huérfano" ... y otros

El segundo tomo de la serie que vendría, "Papelucho casi huérfano", aparece en 1951. Tres años más tarde muere su marido, José Luis Claro, de una enfermedad coronaria y Ester Huneeus debe enfrentar sola la educación de sus cinco hijos, la soledad y el futuro. Se refugia en la escritura con dedicación. Le siguen con intervalos de dos o tres años, hasta 1974, diez tomos más de Papelucho. Hoy, la coleccion completa de Papelucho se compone de: "Papelucho" (1947), "Papelucho casi huérfano" (1951), "Papelucho historiador" (1955), "Papelucho detective" (1956), "Papelucho en la clínica" (1958), "Papelucho perdido" (1962), "Papelucho: mi hermana Ji" (1965) "Papelucho misionero" (1966), "Papelucho y el marciano" (1968), "Mi hermano Hippie" (1971), "Papelucho en vacaciones" (1971), "Soy dix-leso" (1974).

En Chile se han realizado ya más de 850 ediciones en total de los 12 títulos. Hay traducciones del primer tomo "Papelucho" al francés (en Rouge et Bleu, 1958 con varias otras ediciones posteriores), al ruso (1959), al japonés, al italiano y al griego. En España fue incluído (1968) en un libro de lectura para la escuela, junto a obras como "El Principito". En 1980 "Papelucho" es premiado en Francia por el "Office chrétien du livre" como uno de los ocho mejores libros traducidos al francés de aquel año para la juventud.

1964 - El IBBY en Chile - "Perico trepa por Chile"

El International Board on Books for Young People la invita en 1964 a España a un congreso. Entusiasmada y motivada, a su vuelta funda la sección chilena del IBBY y se convierte en su presidenta, cargo que ejercerá hasta fines de 1967. En 1968 el IBBY le otorga el Premio de Honor Hans Christian Andersen por el título "Papelucho misionero".

Durante estos años preferentemente se dedica a escribir para los niños. Aparecen otros títulos para niños más pequeños; son poemas y cuentos cortos, que están congregados en "Caramelos de luz" (1954), "Muselina Pérez Soto" (1972), "Cuentos para cantar", ( 1972) y una pequeña novela, "Los pecosos" (1977). Junto con Alicia Morel publican en 1979 una geografía novelada para niños: "Perico trepa por Chile". La crítica la celebra, y posteriormente (1985) fue producida como una serie de televisión y trasmitida en todo Chile, pocas semanas después de la muerte de Marcela Paz.

Otras actividades artísticas y sociales

Aparte de su familia, fueron siempre sus intereses y ocupaciones más allá de la literatura. Trabajó desde joven en cerámica, y luego, con los hijos grandes, y viuda a los 52 años, se dedica a realizar también obras en esmalte sobre metal.

Su arte no lo considera algo exclusivo suyo, sino que lo comparte. Su casa, frente a la antigua Población El Esfuerzo, la llevan a conocer las realidades de tantos que viven situaciones difíciles. Les enseña escultura, carpintería, tallado y los asesora para vender sus obras en una tienda del centro de Santiago, El Retablo. En forma respetuosa los alienta a desarrollar sus talentos y mejorar así su situación personal y económica.

1982 - Premio Nacional de Literatura

El Premio Nacional de Literatura, principal premio chileno en este campo artístico, fue otorgado en 1982 por decisión unánime del jurado a Marcela Paz, que llega a ser así la tercera mujer, después de Gabriela Mistral (1951) y Marta Brunet (1961), que lo recibe desde su creación. Fue elegida entre dieciocho candidatos

"en atención a su dedicación ejemplar al cultivo de la literatura, en especial de la narrativa infantil; al hecho de haber creado un personaje literario de alcances nacionales y universales..., y como una distinción a las numerosas mujeres que en nuestro país cultivan la literatura en forma sobresaliente." (Acta de la sesión del jurado).

Un comentario de la prensa de esos días señala que, aunque el premio extiende su alcance más allá de la premiada, "la verdad es que este premio es para Marcela Paz y punto. Ah, por supuesto: también para "Papelucho" y sus miles de amiguitos repartidos sobre paralelos y meridianos" (Carlos Iturra en la revista "Providencia").

1985 - Sus últimos días

Marcela Paz dedicó sus últimos años a sus nietos y biznietos, a seguir el desarrollo de su obra, como la producción para la televisión de "Perico trepa por Chile", y a sus diversas actividades de ayuda a otras personas. Muere el 12 de junio de 1985. Tenía 83 años. En su funeral, en el Cementerio General, luego de una Eucaristía que convocó a muchas personas, un niño de nueve años leyó un pequeño discurso: "Yo lamento mucho porque se murió una gran escritora que sacó la cara por los niños, así que el colegio "Karmar" la despide a usted, Ester Huneeus."

Entre los papeles dejados por Marcela Paz se encontraba uno sobre su propia muerte:

"¡Qué maravilla! Amaneció muerta... ¿Cómo? Si está muerta es porque no amaneció...El organismo que hizo funcionar, gozar y sufrir, se ha detenido. Aquello que lo animó está libre y lejos de él, vencida ya la lucha de la separación."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada